Luis aprendió a tejer canastos como a los 12 años cuando ante la necesidad de llevar a vender sus hortalizas a la feria, un vecino del sector donde vivía le enseñó como hacerlo. Le resultó bien y siguió haciendolos porque la gente comenzó a encargarselos y se convirtió en su oficio. Hoy en día teje diferentes fibras y con orgullo enseña a niños que quieren aprender el oficio, pues es una forma de mantener el conocimiento antiguo.

Región: Los Lagos
Localidad: Chañihue, Chiloé
Técnica con que trabaja: Cestería en Quila y otras fibras